Envio gratis en compras mayores a Q200, realizadas desde la web o servicio al cliente / Lunes a Viernes Interior en 24 a 48 horas

LA IMPORTANCIA DEL DETOX

RSS
LA IMPORTANCIA DEL DETOX

Hacer una dieta Detox o de desintoxicación, es algo que siempre estuvo de moda, y por lo general, implica seguir una dieta específica o usar productos especiales que pretenden eliminar las toxinas del cuerpo, mejorando así la salud y promoviendo la pérdida de peso. Afortunadamente, determinados órganos de nuestro cuerpo están preparados para eliminar naturalmente toxinas. Por lo tanto, la clave está en mejorar nuestro propio sistema de desintoxicación natural del cuerpo.  


Sold out

Sold out

 

 

Existen algunos conceptos erróneos sobre la desintoxicación: Se dice que las dietas de desintoxicación eliminan las toxinas del cuerpo, mejoran la salud y promueven la pérdida de peso. A menudo implican el uso de laxantes, diuréticos, vitaminas, minerales, tés y otros alimentos que se cree que tienen propiedades desintoxicantes. El término "toxina" por lo general, incluye contaminantes, productos químicos sintéticos, metales pesados y alimentos procesados, todos los cuales afectan negativamente la salud.


Sin embargo, las dietas de desintoxicación populares rara vez identifican las toxinas específicas que pretenden eliminar o el mecanismo por el cual supuestamente las eliminan. Además, no hay evidencia que respalde el uso de estas dietas para la eliminación de toxinas o la pérdida de peso sostenible. El cuerpo tiene una forma sofisticada de eliminar toxinas que involucra el hígado, los riñones, el sistema digestivo, la piel y los pulmones. Cuando estos órganos están sanos, pueden eliminar de manera efectiva las sustancias no deseadas. Entonces, si bien las dietas de desintoxicación no hacen nada que el cuerpo no pueda hacer naturalmente por sí solo, lo que sí podemos hacer es optimizar el sistema de desintoxicación natural del cuerpo.


Formas naturales de optimizar las funciones detox del cuerpo:


1. Limitar el alcohol

Más del 90% del alcohol se metaboliza en el hígado. Las enzimas hepáticas metabolizan el alcohol a acetaldehído, una sustancia química conocida que causa cáncer. Al reconocer el acetaldehído como una toxina, el hígado lo convierte en una sustancia inofensiva llamada acetato, que luego se elimina del cuerpo. Si bien estudios observacionales demostraron que el consumo bajo a moderado de alcohol es beneficioso para la salud del corazón, el consumo excesivo de alcohol puede causar una gran cantidad de problemas de salud. Beber en exceso puede dañar gravemente la función hepática al causar acumulación de grasa, inflamación y cicatrices. Cuando esto sucede, el hígado no funciona de manera adecuada y no puede realizar sus tareas eficientemente, como es la filtración de desechos y otras toxinas del cuerpo. Por ese motivo, limitar o abstenerse por completo del alcohol es una de las mejores formas de mantener funcionando fuerte el sistema de desintoxicación de su cuerpo. Si tomás alcohol, la recomendación es limitar la ingesta a una copa por día para las mujeres y dos para los hombres.


2. Centrarse en el descanso

Asegurarse un sueño adecuado y de calidad cada noche es imprescindible para apoyar la salud de nuestro cuerpo y su sistema de desintoxicación natural. Dormir bien permite al cerebro reorganizarse y recargarse, así como eliminar los subproductos de desechos tóxicos que se han acumulado a lo largo del día. Uno de esos productos de desecho es una proteína llamada beta-amiloide, que contribuye al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Con la falta de sueño, el cuerpo no tiene tiempo para realizar esas funciones, por lo que las toxinas pueden acumularse y afectar varios aspectos de la salud. La falta de sueño se relaciona con consecuencias para la salud a corto y largo plazo, como estrés, ansiedad, presión arterial alta, enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y obesidad.


Se recomienda dormir de siete a nueve horas por noche de forma regular para promover la buena salud. Si tenés dificultades para dormir, los cambios en el estilo de vida, como ceñirse a un horario de sueño y limitar la luz azul, emitida desde dispositivos móviles y pantallas de computadora, antes de acostarse son útiles para mejorar el sueño.


3. Tomar más agua

El agua hace mucho más que saciar la sed. Regula la temperatura del cuerpo, lubrica las articulaciones, ayuda a la digestión y la absorción de nutrientes, y desintoxica el cuerpo al eliminar los productos de desecho. Las células del cuerpo deben repararse continuamente para funcionar de manera óptima y descomponer los nutrientes para que el cuerpo los utilice como energía.


Estos procesos liberan desechos, en forma de urea y dióxido de carbono, que causan daños si se acumulan en la sangre. El agua transporta estos productos de desecho, eliminándolos de manera eficiente al orinar, respirar o transpirar. Por lo tanto, mantenerse adecuadamente hidratado es importante para la desintoxicación. La
ingesta diaria adecuada de agua es de 3 litros para los hombres y 2 litros para las mujeres. Es posible que necesites más o menos según tus necesidades, el lugar donde vivas y tu nivel de actividad.


4. Reducir el consumo de azúcar y alimentos procesados

Se cree que el azúcar y los alimentos procesados son la raíz de las crisis de salud pública actuales. El alto consumo de alimentos azucarados y altamente procesados se relaciona con la obesidad y otras enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas, cáncer y diabetes. Estas enfermedades dificultan la capacidad que tiene el cuerpo para desintoxicarse naturalmente, ya que daña órganos como hígado y riñones que desempeñan un papel importante en lo que respecta a desintoxicación. Por ejemplo, un alto consumo de bebidas azucaradas puede causar hígado graso, una condición que impacta negativamente la función hepática. Al consumir menos procesados, mantenes saludable el sistema de desintoxicación del cuerpo. Se recomienda limitar los procesados lo más posible. Lo ideal es no comprar, asi no te tentás. No tenerlo en tu alacena te saca la tentación por completo. Reemplazar los productos envasados, como snacks y galletitas por opciones más saludables como frutas y verduras también es una forma saludable de reducir el consumo.


5. Consumir alimentos ricos en antioxidantes

Los antioxidantes protegen las células contra el daño causado por moléculas llamadas radicales libres. El estrés oxidativo es una condición causada por la producción excesiva de radicales libres. El cuerpo produce naturalmente estas moléculas para procesos celulares, como la digestión. Sin embargo, el alcohol, el humo del tabaco, una mala alimentación y la exposición a contaminantes pueden producir radicales libres excesivos. Al causar daño a las células del cuerpo, estas moléculas están implicadas en una serie de afecciones, como demencia, enfermedades cardíacas, enfermedades hepáticas, asma y ciertos tipos de cáncer. Llevar una dieta rica en antioxidantes puede ayudar al cuerpo a combatir el estrés oxidativo causado por el exceso de radicales libres y otras toxinas que aumentan el riesgo de enfermedades.

Los ejemplos de antioxidantes incluyen vitamina A, vitamina C, vitamina E, selenio, licopeno, luteína y zeaxantina. Las bayas, frutas, nueces, cacao, verduras, especias y bebidas como el café y el té verde tienen algunas de las cantidades más altas de antioxidantes.


6. Consumir alimentos ricos en prebióticos

La salud intestinal es importante para mantener saludable el sistema de desintoxicación. Las células intestinales tienen un sistema de desintoxicación y excreción que protege al intestino y al cuerpo de toxinas dañinas, como los químicos. La buena salud intestinal comienza con los prebióticos, un tipo de fibra que alimenta las bacterias buenas del intestino. Con los prebióticos, las bacterias buenas pueden producir nutrientes llamados ácidos grasos de cadena corta que son beneficiosos para la salud. Las bacterias buenas en el intestino pueden desequilibrarse con las bacterias malas por el uso de antibióticos, la mala higiene dental y una mala alimentación. En consecuencia, este cambio poco saludable en las bacterias puede debilitar al sistema inmunológico y de desintoxicación y aumentar el riesgo de enfermedad e inflamación. Comer alimentos ricos en prebióticos puede mantener saludables dichos sistemas inmunológico y de desintoxicación. Las buenas fuentes alimenticias de prebióticos incluyen tomates, alcauciles, bananas, espárragos, cebollas, ajo y avena.


7. Disminuir el consumo de sal

Para algunas personas, la desintoxicación es un medio para eliminar el exceso de agua. Consumir demasiada sal puede hacer que el cuerpo retenga el exceso de líquido, especialmente si se tiene una afección en los riñones o el hígado, o si no tomás suficiente líquido. Si bien puede parecer contradictorio, aumentar la ingesta de agua es una de las mejores formas de eliminar el exceso de agua por consumir demasiada sal. Esto se debe a que cuando se consume demasiada sal y poca agua, el cuerpo libera una hormona antidiurética que te impide orinar. Al aumentar la ingesta de agua, el cuerpo reduce la secreción de la hormona antidiurética y aumenta la micción, eliminando más agua y productos de desecho. También ayuda aumentar la ingesta de alimentos ricos en potasio, que contrarrestan algunos de los efectos del sodio. Los alimentos ricos en potasio incluyen papas, calabaza, legumbres, bananas y espinacas.


8. Mantenerse activo

El ejercicio regular, independientemente del peso corporal, se asocia con una vida más larga y un riesgo reducido de muchas afecciones y enfermedades, incluida la diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas, presión arterial alta y ciertos cánceres.
Si bien existen varios mecanismos detrás de los beneficios para la salud del ejercicio, la reducción de la inflamación es un punto clave Si bien es necesaria cierta inflamación para recuperarse de una infección o curar heridas, una gran cantidad debilita los sistemas del cuerpo y promueve la enfermedad. Al reducir la inflamación, el ejercicio puede ayudar a que los sistemas del cuerpo, incluido el sistema de desintoxicación, funcionen correctamente y protejan contra las enfermedades. Se recomienda hacer al menos 150 a 300 minutos a la semana de ejercicio de intensidad moderada, como caminar a paso ligero, o de 75 a 150 minutos a la semana de actividad física de intensidad vigorosa, como correr.


9. Otros consejos útiles de desintoxicación

Aunque no hay evidencia actual que respalde las dietas de desintoxicación para eliminar toxinas del cuerpo, ciertos cambios en la dieta y mejorar el estilo de vida pueden ayudar a reducir la carga de toxinas y respaldar el sistema de desintoxicación del cuerpo. Consumir alimentos con alto contenido de azufre, como las cebollas, el brócoli y el ajo, mejoran la excreción de metales pesados como el cadmio.
Escuchaste hablar de la chlorella? La chlorella es un tipo de alga que tiene muchos beneficios nutricionales y puede mejorar la eliminación de toxinas como los metales pesados.


Condimentá los platos con cilantro. El cilantro mejora la excreción de ciertas toxinas, metales pesados como el plomo, y productos químicos, incluidos insecticidas.
Comer alimentos ricos en azufre como huevos, brócoli y ajo ayuda a mejorar la función del glutatión, un importante antioxidante producido por el cuerpo que participa en gran medida en la desintoxicación.


Elegir productos de limpieza naturales como vinagre y bicarbonato de sodio en lugar de agentes de limpieza comerciales puede reducir su exposición a productos químicos potencialmente tóxicos El uso de desodorantes naturales, maquillajes, humectantes, champús y otros productos de cuidado personal también puede reducir su exposición a los químicos.


RESUMEN


-Si bien las dietas detox tienen un gran poder de atracción y son prometedoras, la verdad es que el cuerpo está completamente equipado para eliminar toxinas y otras sustancias no deseadas de forma natural.


-Beber demasiado alcohol reduce la capacidad del hígado para llevar a cabo sus funciones normales, como lo es desintoxicarse. -El sueño adecuado permite que el cerebro se reorganice, recargue y elimine las toxinas que se acumulan a lo largo del día. -Además de sus muchas funciones, el agua permite que el sistema de desintoxicación del cuerpo elimine los productos de desecho en sangre.


-El consumo excesivo de comida chatarra está relacionado con enfermedades crónicas como la obesidad y la diabetes. Estas afecciones pueden dañar órganos importantes para la desintoxicación, como el hígado y los riñones.


-Consumir una dieta rica en antioxidantes ayuda al cuerpo a reducir el daño causado por los radicales libres y puede reducir el riesgo de enfermedades que pueden afectar la desintoxicación.


-Consumir una dieta rica en prebióticos mantiene saludable el sistema digestivo, lo cual es importante para la desintoxicación adecuada y la salud inmunológica.


-El consumo excesivo de sal puede aumentar la retención de agua. Podés eliminar el exceso de agua y el desperdicio aumentando la ingesta de agua y alimentos ricos en potasio.


-La actividad física regular reduce la inflamación y permite que el sistema de desintoxicación del cuerpo funcione correctamente.

-Algunas modificaciones dietéticas y de estilo de vida pueden mejorar el sistema de desintoxicación natural del cuerpo.

Artículo anterior Próximo artículo

  • GNC Guatemala