VITAMINA C

El suplemento más popular a la hora de reforzar el Sistema Inmune. En el cuerpo, actúa como un antioxidante, trabajando para proteger a las células del daño causado por los radicales libres. Además, la vitamina C ayuda al cuerpo a producir colágeno y ayuda a mejorar la absorción de hierro de los alimentos de origen vegetal. También ayuda al sistema inmunológico para que pueda hacer su trabajo.


Las frutas y verduras como los pimientos verdes, los cítricos, las fresas, el brócoli y las verduras de hoja verde son excelentes fuentes de vitamina C. 

ZINC

Además de ayudar a fortalecer el sistema inmune, el zinc participa en la mayoría de los procesos metabólicos del cuerpo humano. Desempeña un papel clave en el metabolismo de los carbohidratos, la utilización de glucosa y la producción de insulina. También participa en la síntesis de colágeno y es un nutriente esencial para la formación de la matriz ósea. Además, el zinc apoya la resistencia natural del cuerpo. 


El zinc se encuentra en muchos alimentos, como carnes rojas, aves, mariscos, algunos alimentos de origen vegetal, cereales fortificados y otros. Además, está presente en casi todos los suplementos dietéticos multivitamínicos / minerales y también se encuentra disponible solo como suplemento dietético.

MANTENER TUS DEFENSAS FUERTES

ES MÁS IMPORTANTE QUE NUNCA.

VITAMINA D

Esencial para el correcto funcionamiento del sistema inmune. Dado que necesitamos de la exposición al sol para sintetizar vitamina D, en invierno es importante la suplementación. La vitamina D puede denominarse una "vitamina", pero también actúa como una hormona, participando en muchas funciones del cuerpo. La vitamina D ayuda a mantener huesos fuertes, ayuda a que los músculos se muevan y, también fortalece su sistema inmunológico. Mantener tu cuerpo abastecido con cantidades adecuadas puede ayudar a mejorar tu salud inmunológica en general.


Muy pocos alimentos contienen vitamina D de forma natural. Los alimentos enriquecidos, como la leche, así como algunos pescados grasos como el salmón y el atún, se encuentran entre las mejores fuentes alimenticias. Debido a las limitadas fuentes de alimentos, los suplementos de vitamina D son una excelente herramienta para asegurarte de obtener la cantidad necesaria. 


PROBIÓTICOS

Investigaciones recientes han demostrado que el sistema digestivo funciona como uno de los órganos más importantes para el sistema inmune. El sistema digestivo es la primer barrera del organismo para protegernos de microbios que podemos haber consumido. 

Puedes encontrar probióticos en alimentos fermentados como yogurt, chucrut o kombucha. Los probióticos también están disponibles como suplemento dietético, asegurandote de obtener dósis clínicamente comprobadas. Y para obtener aún más apoyo, puedes encontrar probióticos que están formulados con vitamina C, vitamina D y zinc. Los probióticos GNC se han estudiado clínicamente, están garantizados vivos y activos hasta el final de su vida útil y no requieren refrigeración. 

MULTIVITAMÍNICOS

Si bien hay ciertas vitaminas y minerales que son especialmente útiles para fortalecer el sistema inmune, cubrir el 100% de los nutrientes que tu cuerpo necesita es fundamental para mantenerte sano y saludable.

Una nutrición balanceada es esencial para el buen funcionamiento de tu sistema inmune. Sin embargo, desde el momento en que frutas y verduras son cultivadas, hasta el momento en que las consumimos, muchas de ellas ya están desprovistas de gran parte de sus nutrientes. Al mismo tiempo, llevar una dieta balanceada y completa resulta una tarea cada vez más dificil con el ritmo de vida que llevamos. Por ese motivo, se recomienda suplementarse con un multivitamínico, el cual te proporciona todas las vitaminas y minerales esenciales para el buen funcionamiento de tu sistema inmune.